Únase

Mantengase informado

  Sólo quiero emails en español

in English

¿¡¿QUÉ está pasando?!?

Posted January 26, 2018 by Khadija Gurnah

¿Qué está pasando?

Sí, ¿qué está pasando?

Donald Trump puso fin a DACA, el programa que protegía a los DREAMers, hace cinco meses. Los republicanos dejaron que el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) expire hace cuatro largos meses. Todo esto es simplemente antiestadounidense y no es correcto. De nosotros depende corregir esta situación. ¡Es hora de alzar tu voz… enérgicamente!

Con seguridad has visto los titulares: Se acaba de aprobar un acuerdo entre Trump y el GOP que permite que el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP) finalmente sea aprobado, sacrificando a los DREAMers. Esto no es correcto. Específicamente, no es correcto usar a las vidas de los jóvenes como fichas de negociación política en Estados Unidos. Tampoco es correcto sacrificar a estos jóvenes.

De nosotros depende poner fin a esta situación.

Las promesas no significan nada cuando se rompen regularmente. Tal como ocurrió ayer con otra promesa hecha a los adultos jóvenes inmigrantes. DACA (siglas en inglés de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), es el estatus legal concedido a los adultos jóvenes que fueron traídos al país cuando eran niños. Todos los participantes del programa tuvieron que pasar por un exhaustivo proceso de verificación de antecedentes, pagaron una suma de dinero y recibieron el estatus protegido TEMPORAL que les permitió conducir, asistir a la escuela, formar parte de las fuerzas armadas y trabajar. Se les prometió la legalización de su estatus al otorgarles el permiso. Los DREAMers hicieron todo lo que se les pidió y, a pesar de esto, esta promesa ha sido rota una y otra vez.

¿Qué está pasando? DACA estuvo operando durante cinco años y a pesar de ser muy popular con el público, fue revocado por la administración Trump el 5 de septiembre del año pasado. [2] No solo fue una cruel decisión, tampoco tiene ningún sentido desde el punto de vista económico. Remover a 800,000 DREAMers de la fuerza laboral tendrá un impacto significativo en nuestra economía, incluyendo la pérdida de $433.4 billones en PIB durante la próxima década. Medicare y el Seguro Social perderán $24.6 billones en contribuciones durante la próxima década. [3] Lo que está haciendo el Congreso no solo afecta a los DREAMers, nos afecta a todos.

El tiempo se está acabando para los DREAMers y el 5 de marzo, fecha en que expira DACA, se está acercando rápidamente. La legislación debió ser aprobada hace varios meses para tener suficiente tiempo para implementarla antes de que 800,000 DREAMers pierdan su estatus legal. Es imperativo actuar sin demora. Un grupo bipartidista de senadores de EE. UU. propuso una popular solución al Senado para conceder el estatus legal a los DREAMers mientras negociaban el presupuesto del 2018, pero esta solución fue ignorada por el liderazgo del GOP.

Así que nuevamente nuestros legisladores les fallaron a nuestros adultos jóvenes. Aprobaron otro presupuesto a corto plazo, llamado Resolución Continua (CR, por sus siglas en inglés), pero no tomaron medidas para proteger a los DREAMers de la pérdida de su estatus legal que les permitieran seguir estudiando y trabajando en las comunidades que los han visto crecer. Es indignante.

La Resolución Continua (CR) que aprobó el Congreso ayer y que financia el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP) durante seis años – ayuda a más de nueve millones de niños vulnerables que dependen de él. Pero estos fondos debieron ser asignados hace mucho tiempo, no 114 días después de que el programa se quedara sin dinero. Nunca se debió permitir que la cobertura de salud de los niños expirara y nunca debió formar parte de una lucha partidista. [4]

Es realmente indignante que los DREAMers tengan que seguir viviendo con el temor de ser separados de sus familias y ser expulsados del único hogar que han conocido. La lucha por el CR los dejó de lado y el lenguaje usado para denigrar a los DREAMers es reprochable.

Ayúdanos a decirle al Congreso que sus palabras y las promesas que hicieron a los DREAMers no son suficientes – necesitamos más de nuestros líderes. Los DREAMers han esperado suficiente para recibir la estabilidad y seguridad que merecen. El Congreso debe actuar AHORA para aprobar una legislación que otorgue a los DREAMers el estatus legal que les fue prometido.