Únase

Mantengase informado

  Sólo quiero emails en español

in English

Fue como estar en una película de terror, pero real

Posted June 3, 2017 by Jocelyn Sherman

“Siempre he estado consiente de lo peligroso que los pesticidas pueden ser…pero nunca pensé que algún día tendría que ir a la sala de emergencia a causa de eso”. - Aylin, trabajadora de la col (repollo).

Esto fue lo que le sucedió a Aylin de 19 años de edad, y a más de 50 trabajadores de la col, mientras trabajaban en una huerta en Bakersfield, CA. el 5 de mayo, cuando fueron expuestos a pesticidas de una granja cercan sin ningún aviso. Aylin nos explica, a una hora de empezar a trabajar, algo raro sucedió, “Noté que de repente todos los cosechadores de la col alrededor de mi pararon de trabajar”. Después algunos de sus compañeros se desmayaron. Otros comenzaron a vomitar. Aylin también se enfermó, sus labios hormigueaban y su boca estaba seca.

De acuerdo a los informes noticieros, los servicios de emergencia realizaron una descontaminación masiva. Pero muchos de los trabajadores ya se habían ido cuando la ayuda médica llego. Aylin se fue a la sala de emergencias, ahí le hicieron un chequeo visual y determinaron que ella estaba bien.

Después de que Aylin llego a su casa, algo alarmante sucedió. “No me atreví a entrar a mi casa cuando llegué porque tenía miedo que pudiera contaminar a mi hermano y hermana que viven conmigo”, comenta Aylin. “Me cambie de ropa afuera. Accidentalmente, el novio de mi mamá uso mi camisa contaminada para secar su cara afuera en el patio. Minutos después sus ojos y cara se irritaron…Espero que nadie haya entrado con su ropa o que haya abrazado a sus hijos o seres queridos cuando llegaron a casa con su ropa de trabajo”. 

Clorpirifos, uno de los pesticidas que fue rociado cerca, pudo ser el químico responsable del envenenamiento masivo. Este pesticida pertenece a la misma familia química que el sarín, el cual actúa atacando al sistema nervioso. Investigaciones han mostrado que el clorpirifos frena el desarrollo del cerebro y disminuye el coeficiente intelectual en los niños. 

Trabajando en solidaridad con grupos ambientales, recientemente estuvimos muy cerca de eliminarlo de las granjas de Estados Unidos cuando la EPA finalmente decidió su prohibición en el 2015.  Después llego la administración de Trump. El 29 de marzo, Scott Pruitt, el nuevo jefe anti-ciencia de la EPA de Trump, abolió de manera preventiva la regulación que prohíbe el clorpirifos, rechazando los propios descubrimientos de los científicos de la EPA.

La UFW y nuestros socios incluyendo Earthjustice, Pesticide Action Network North America, Natural Resources Defense Council, Farmworker Justice, Labor Council for Latin American Advancement, Farmworker Association of Florida, GreenLatinos, League of United Latin American Citizens, National Hispanic Medical Association, Pineros y Campesinos Unidos del Noroeste, estamos haciendo todo lo que podamos legalmente para lograr que la EPA de Trump reciba la orden de revisar su decisión desastrosa de seguir usando el pesticida clorpirifos, que daña el cerebro, en las granjas estadounidenses.

Pero también necesitamos su ayuda. La EPA está pidiendo la opinión del público. La fecha límite para comentar es este lunes 5 de junioHaga clic aquí para firmar en nuestros comentarios para proteger a los niños, trabajadores y consumidores de este químico peligroso que puede dañar los cerebros de los niños.

Este pesticida neurotóxico fue prohibido para su uso residencial hace 17 años y NO HAY RAZÓN VÁLIDA por la cual la EPA debe continuar permitiendo que el clorpirifos se utilice en las granjas, donde puede envenenar todo lo que toca.

¡Vamos a proteger a los campesinos y a sus hijos y hagamos todo lo posible para deshacernos de este pesticida de una vez por todas!